En la antigua Grecia se realizaban monumentos con los despojos de los pueblos vencidos para conmemorar las batallas ganadas. Más tarde se instaura y normaliza la monumentalidad de bronce y mármol. Hoy en día se comisionan parques temáticos a artistas de renombre para conmemorar los genocidios del siglo XX.

MONUMENTAL invita a tomar los monumentos como punto de partida para pensar cómo representamos nuestra historia y construimos identidad.

Bajo el lema recordar es polemizar, MONUMENTAL propone reflexionar sobre cómo los monumentos determinan el modo en que una sociedad interpreta su historia y generan nuevas lecturas sobre el pasado.

¿Es posible pensar una nueva monumentalidad?

En Buenos Aires, frente a la Casa Rosada, se encontraba el monumento a Cristóbal Colón. La comunidad italiana lo había donado en 1921. En 2015 el monumento fue guardado en un depósito y reemplazado por otro de Juana Azurduy, donado por el estado Boliviano. Actualmente la estatua de Cristóbal Colón está siendo reubicada frente a Aeroparque y la de Juana Azurduy será trasladada a la plaza del Correo, frente al Centro Cultural Kirchner.

El anuncio del desplazamiento del monumento de Colón trajo aparejado el comienzo de un debate ciudadano: ¿Por qué Colón estaba ahí? ¿Cómo se decide qué monumento poner, cuándo y dónde? ¿Y en homenaje o representación de qué? Monumental recupera este debate aún vigente y lo convierte en un concurso público.

La Avenida de Mayo traza el eje cívico de la Ciudad de Buenos Aires que une al Congreso Nacional (Poder Legislativo) con la Casa Rosada (Poder Ejecutivo).
Los monumentos de Cristóbal Colón y Juana Azurduy -cada uno en su momento- completaron detrás de la Casa de Gobierno, ese eje.

Hoy, el proyecto Paseo del Bajo recientemente aprobado por la Legislatura porteña, establece un nuevo trazado de parques y avenidas detrás a la Casa Rosada en el cual no está previsto aún el emplazamiento de ningún monumento.
Ver página oficial:
http://www.buenosaires.gob.ar/planeamiento/visionciudad/paseo-del-bajo

Así, el espacio que completa el eje cívico queda hoy vacante. ¿Qué pondría usted ahí?